ANUNCIO
ANUNCIO

Sheinbaum consolida su ventaja sobre Ebrard en la etapa final de la contienda por la candidatura presidencial de Morena

La exmandataria capitalina saca al excanciller una ventaja de 17 puntos en la última encuesta domiciliaria de Enkoll para W Radio, para la que se usó una boleta circular idéntica a la que utiliza el partido en su propio levantamiento

Claudia Sheinbaum ha llegado a la última fase de la contienda interna de Morena por la candidatura presidencial con una consolidada ventaja sobre su rival más cercano, el exsecretario de Exteriores Marcelo Ebrard. La exjefa de Gobierno de Ciudad de México saca a Ebrard una ventaja de 17 puntos en las preferencias electorales brutas y también lidera las mediciones sobre atributos, según la última encuesta de Enkoll para W Radio. El estudio, realizado del 24 al 28 de agosto, en la última semana que tuvieron las corcholatas para hacer campaña, da a la exmandataria 39 puntos de las preferencias sobre 22 puntos para el excanciller. Se trata de las respuestas de los ciudadanos a la pregunta de “¿A quién prefiere como candidato o candidata de Morena para la Presidencia de la República?”. Esta vez se ha tomado en cuenta la preferencia bruta, que incluye a los indecisos y los votos nulos, porque es la que Morena utilizó en sus últimos procesos internos de definición de candidaturas en Coahuila y Estado de México.

La distancia entre Sheinbaum y Ebrard aumenta entre los encuestados que manifestaron tener afinidad hacia Morena (el 51% del total de entrevistados). En ese universo, la exmandataria de Ciudad de México gana el 46% de las preferencias brutas, sobre 19 puntos del excanciller.

La encuesta ha intentado ser fiel al levantamiento que está efectuando oficialmente el partido esta semana y cuyos resultados se darán a conocer el 6 de septiembre. Enkoll ha aplicado 1.250 encuestas en vivienda en todo el país utilizando una boleta circular con los nombres —sin fotografías— de los seis aspirantes: Sheinbaum, Ebrard, el exsecretario de Gobernación Adán Augusto López, el senador Ricardo Monreal, el diputado Gerardo Fernández Noroña (del Partido del Trabajo) y el senador Manuel Velasco (del Verde).

Además de la pregunta por la preferencia —a la que Morena otorgará un valor del 75% del cuestionario—, se incluyeron otras para medir la percepción de la gente sobre los atributos de las corcholatas, como honestidad, compromiso y cercanía. En la encuesta oficial del partido, estos atributos podrían impactar si la diferencia entre el primer y el segundo lugar es demasiado estrecha.

Los resultados de esta última encuesta de Enkoll demuestran que la brecha entre los dos punteros varió muy poco en los 70 días que los aspirantes hicieron campaña por todo el país. Sheinbaum arrancó la carrera en junio con 35 puntos de preferencia bruta, contra 21 puntos para Ebrard. Poco más de dos meses después, la ventaja de la exmandataria sobre el excanciller ha crecido un poco, de acuerdo con la medición. El resto de las corcholatas están en un distante sitio al fondo de las preferencias: Adán Augusto —como se conoce a secas al exsecretario de Gobernación— ha quedado en tercer lugar con 8 puntos, seguido de Noroña en cuarto lugar con 7, Monreal en quinto con 5 y Velasco en último con 3.

Cara a cara en atributos

La encuesta también recoge la percepción ciudadana sobre los atributos de los aspirantes. En todos esos rubros, la exmandataria capitalina también saca ventaja al excanciller en valoraciones positivas. El 36% de los entrevistados tiene una buena opinión de Sheinbaum contra el 24% que tiene una opinión regular de ella y el 7% que tiene una mala. En el caso de Ebrard, los porcentajes se reparten en 29, 28 y 8 puntos, respectivamente. El aspirante que reúne más puntaje en mala opinión es el senador Monreal, con 9% en ese rubro.

Las mediciones sobre honestidad, compromiso y cercanía de las corcholatas se registran en el espectro del “mucho”, “algo”, “poco” y “nada”, tal como en la encuesta oficial de Morena. El 45% de la población considera honesta a la exmandataria capitalina, sobre el segmento negativo de 22% que la considera poco o nada honesta. El exsecretario de Exteriores obtiene 39 puntos positivos y 28 negativos en esas dos valoraciones, respectivamente.

El 48% de los encuestados considera a Sheinbaum cercana a la gente, contra un 20% que la percibe poco o nada cercana. En el caso de Ebrard, un 39% lo considera cercano, contra un 28% que lo percibe poco o nada cercano.

El 42% cree que la exmandataria capitalina cumple lo que promete, contra el 22% que considera que cumple poco o nada. Respecto de Ebrard —que también fue gobernante de la capital, de 2006 a 2012—, el 37% cree que cumple sus promesas, frente a un 31% que considera que cumple poco o que no cumple.

La encuesta de Enkoll solo no incluyó una pregunta que sí viene en la del partido: “¿Qué tanto considera que el aspirante conoce el país?”. Esta cuestión afecta de manera distinta a los dos punteros: Sheinbaum, por ejemplo, ha sido durante cinco años mandataria capitalina y ha tenido su base de operaciones en la ciudad; Ebrard, como canciller, sobre todo proyectó su presencia en el extranjero.

La última medición contempla dos preguntas sobre la disposición ciudadana al voto. Un 47% de los entrevistados dijo que considera a Sheinbaum una buena candidata presidencial, frente al 21% que respondió que no la considera buena. Un 38% dijo que Ebrard sería un buen candidato, frente a un 30% que dijo que no lo sería.

Además, un 52% dijo que estaría dispuesto a votar por la exjefa de Gobierno para la Presidencia, contra un 40% que respondió que nunca votaría por ella. En el caso del excanciller, un 40% dijo que votaría por él para la Presidencia, pero un 51% refirió que nunca le daría su voto.

La encuesta indica que el 59% de los ciudadanos votaría por Morena y sus aliados del Partido Verde y del Trabajo en las elecciones de 2024, muy por encima del 23% que dijo estar dispuesto a votar por los partidos opositores del Frente Amplio por México: Acción Nacional (PAN), Revolucionario Institucional (PRI) y de la Revolución Democrática (PRD). Un 3% dijo que apoyaría a Movimiento Ciudadano (MC), el verso suelto que no se ha sumado a alguno de los bloques políticos en disputa.

Es cuestión de días para que los mexicanos sepan, de manera oficial, quién abanderará el proyecto de Andrés Manuel López Obrador en los comicios presidenciales del próximo año. Por lo pronto, las mediciones parecen confirmar la afirmación de Ebrard de que la contienda por la candidatura de Morena solo es entre dos: será Sheinbaum o será él.

Xóchitl Gálvez despega

La oposición reunida en el Frente Amplio por México resolvió este miércoles que su abanderada presidencial sea la senadora panista Xóchitl Gálvez. Para tomar la decisión, los dirigentes se basaron en encuestas que daban a Gálvez ventaja sobre su rival y única contendiente en el proceso interno, la exdirigente y senadora del PRI Beatriz Paredes. Una medición de Enkoll confirma una brecha de 10 puntos a favor de la aspirante del PAN. La encuesta, aplicada en 1.250 viviendas entre el 24 y el 28 de agosto, señala que Gálvez alcanza el 37% de las preferencias electorales brutas, sobre el 27% obtenido por Paredes.

El levantamiento señala que ambas políticas estaban prácticamente empatadas al comienzo de la contienda interna por la candidatura: en julio, el 16% de los encuestados dijo preferir a Gálvez como abanderada, mientras que otro 13% se inclinó por Paredes. Pero, en cuestión de un mes, la senadora panista repuntó al 37% de las preferencias, cifra bastante superior al 27% al que logró escalar la aspirante priista. El salto de Gálvez podría ser un efecto de las constantes críticas que le dirigió el presidente López Obrador desde su conferencia mañanera, un instrumento de difusión oficial que es altamente popular entre los simpatizantes de Morena y sus detractores.