PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Andrew Tate creyó estar por encima de la ley. Rumanía le demostró lo contrario.

El influencer digital, bastante popular entre los hombres jóvenes, se enfrenta a cargos de trata de personas y violación, tras pretender encontrar un lugar donde "la corrupción está al alcance de todo el mundo."

Andrew Tate, pugilista influyente en Internet y autoproclamado “rey de la masculinidad tóxica”, nunca se guardó en secreto por qué había elegido Rumanía como lugar de residencia y de negocios.

“Me gusta vivir en una sociedad en la que mi dinero, mi influencia y mi poder significan que no estoy por debajo ni en obligación” de ninguna ley, dijo Tate a sus seguidores.

Sin embargo, al igual que gran parte de lo que el antiguo kickboxer ha contado a sus millones de seguidores, en su mayoría hombres jóvenes, en las redes sociales -incluidas las afirmaciones de que es trillonario y tiene 19 pasaportes-, la proclamación de fe de Tate en Rumanía como refugio libre de riesgos para el comportamiento antisocial reflejó más fantasía que realidad.

Las autoridades rumanas detuvieron en diciembre a Tate, ciudadano estadounidense y británico, y a su hermano menor, Tristan, acusados de trata de personas, violación y formación de grupo delictivo organizado. Detenidos durante tres meses en una cárcel de Bucarest, la capital, ambos hombres, que niegan haber cometido delito alguno, se encuentran ahora bajo arresto domiciliario, a la espera de juicio.

Su hogar es un extenso complejo situado en una sórdida calle sin salida de Voluntari, una localidad próxima a Bucarest salpicada de nuevas y relucientes torres de oficinas y terrenos baldíos abandonados. Parece más una nave industrial que la guarida de un hombre que presumía de inmensa riqueza y publicaba vídeos suyos paseando en jets privados con mujeres atractivas y al volante de automóviles deportivos.

Los coches de alta gama que antes abarrotaban el patio, entre ellos un Rolls-Royce, un Porsche, un Aston Martin y un BMW, han desaparecido, confiscados por las autoridades rumanas. El único vehículo que queda es un tosco Lada ruso. No merecía la pena confiscarlo.

Rumanía sigue estando muy por debajo de la mayoría de los países de la Unión Europea en la clasificación de gobiernos limpios. En el Índice de Percepción de la Corrupción de Transparencia Internacional del año pasado, sólo Bulgaria y Hungría estaban por debajo. Y Rumanía, según el informe 2022 del Departamento de Estado sobre tráfico de seres humanos, sigue siendo “uno de los principales países de origen del tráfico sexual” en Europa.

Pero Rumanía ha realizado en los últimos años un serio esfuerzo para atajar la corrupción endémica y la anarquía general que asolan el país desde hace mucho tiempo, y que al parecer atrajo a Tate. Antes de su detención, afirmó que le gustaba “vivir en países donde la corrupción está al alcance de todos” y donde cualquiera puede pagar un soborno de 50 dólares para librarse de una multa por exceso de velocidad.

Eugen Vidineac, el abogado rumano que defiende a Tate, afirmó que su cliente había ” dicho muchas estupideces”, pero que tras su detención “dejó de pensar en que Rumanía era tan corrupta.”

Desde que Tate estableció Rumanía como su base en 2016, la agencia del país contra la trata de personas ha reforzado su personal y ha difundido mensajes en vallas publicitarias, televisión y en Internet, advirtiendo a las mujeres contra los ” amantes”, traficantes que utilizan la seducción como técnica de captación. Se acusa a Tate de utilizar esta táctica para atraer a mujeres vulnerables a su complejo y hacerlas aparecer en vídeos sexuales en Internet.

El informe del Departamento de Estado afirmaba que, aunque Rumania “no cumplía plenamente las normas mínimas para la eliminación de la trata”, estaba “realizando esfuerzos significativos para hacerlo”.

Citaba cambios legales, un fuerte aumento del número de juicios por trata, una mayor cooperación con otros países europeos y la creación en 2021 de una unidad dedicada a combatir la trata con fines sexuales por parte de la Dirección de Investigación del Crimen Organizado y el Terrorismo de Rumanía, el organismo que dirige la investigación sobre Tate.

El año pasado, la Dirección abrió 1.246 nuevas investigaciones sobre trata, el doble que en 2021.

Monica Boseff, presidenta de la Fundación Puerta Abierta, un grupo privado que gestiona un refugio para mujeres que huyen del comercio sexual, afirmó que Tate “no era el único misógino que realizaba declaraciones espeluznantes en las redes sociales relacionadas con las mujeres.” Pero afirmó que había “calculado mal” al creer que en Rumanía todo vale.

“Todavía tenemos grandes problemas que resolver, pero ha habido una mejora real y por fin tenemos la esperanza” de que el abuso y la explotación de las mujeres son vistos poco a poco por la sociedad y los funcionarios como delitos, afirmó Boseff.

Para Silvia Tabusca, profesora de Derecho de la Universidad Rumano-Estadounidense de Bucarest que ha trabajado con fiscales en casos de trata de personas, el gran error de Tate no fue tanto haber juzgado mal el cambiante clima jurídico y social de Rumania, sino haber incluido a una joven estadounidense entre sus presuntas víctimas.

Sin la presión de Estados Unidos para investigar a Tate, afirmó Tabusca, “no estoy seguro de que los fiscales rumanos le hubieran tocado”.

La embajada de Estados Unidos en Bucarest, alegando “consideraciones de privacidad”, no hizo comentarios sobre si las autoridades norteamericanas habían intervenido en favor de un ciudadano estadounidense. La agencia rumana que dirige la investigación tampoco quiso hacer comentarios.

Al igual que Tabusca, el abogado de Tate atribuyó lo que describió como el inesperado celo de las autoridades rumanas contra su cliente a la intervención estadounidense, que según afirmó había comenzado el año pasado, después de que la madre de una joven de Florida empezara a preocuparse de que Tate hubiera secuestrado a su hija y pidiera al Departamento de Estado que hiciera algo.

Según el abogado, el llamado de la madre llevó a las autoridades estadounidenses a solicitar ayuda a Rumanía y propició la apertura de una investigación penal en abril del año pasado, poco después de que la hija afirmara a su madre que se encontraba en Rumanía y vivía en el complejo de Tate. Los investigadores pusieron micrófonos ocultos en el recinto, intervinieron su teléfono y vigilaron sus movimientos y comunicaciones en línea.

Los detalles de lo que encontraron siguen siendo secretos y, según el abogado, que tiene acceso al expediente del caso, no aportan pruebas de delitos penales, sólo de libertinaje. “El problema de mi cliente”, afirmó, “es su estilo de vida. Pero el estilo de vida no es un delito. Lo que importa es lo ilegal, no lo inmoral”.

Tate, por su parte, ofreció una explicación característicamente melodramática de su detención. Un día después de que agentes de policía armados irrumpieran en su recinto, dijo a sus seguidores en Twitter, que ahora son 6,6 millones, que ” Matrix envió a sus agentes”. El término “Matrix” designa lo que Tate considera una conspiración de las élites empresariales, los políticos convencionales y las feministas para emascular a los hombres.

Los fiscales acusan a Tate de atraer a las mujeres a su complejo y luego ponerlas a trabajar bajo coacción como artistas en webcams pornográficas. El abogado afirmó que la residencia de Tate no tenía estudios de webcam y que su cliente nunca había coaccionado a nadie para que se quedara o trabajara allí. Los hermanos Tate, afirmó, “son famosos; son ricos; son jóvenes y guapos”, añadiendo: “¿Qué interés tendrían en obligar a mujeres a actuar como esclavas?”.

Las únicas personas que vivían en el recinto, afirmó el abogado, eran los hermanos y sus diversas novias. Reconoció que algunas de las mujeres habían aparecido en vídeos difundidos por Tate, pero afirmó que lo habían hecho por voluntad propia con la esperanza de que esto les ayudara a ganar seguidores en las redes sociales. “Nunca aceptó dinero de las chicas”, afirmó el abogado.

El sitio web, ya desaparecido, de una de las empresas de Tate -una academia en línea que ofrecía un “programa de doctorado” en “técnicas para conseguir chicas”- contaba una historia diferente. Presumía de que Tate “posee y gestiona clubes de striptease y estudios de webcam” y tiene “mujeres de PRIMERA CALIDAD viviendo con él y realizándole dinero a tiempo completo”.

El argumento de venta del programa, que cobraba más de 400 dólares por la inscripción, prometía enseñar a los estudiantes “cómo construir un ejército de mujeres que te sean tan leales que te permitan tener tantas chicas como quieras.”

Dos mujeres a las que los fiscales describen como víctimas han insistido en que se asociaron con Tate por voluntad propia y no fueron coaccionadas. El informe de un psicólogo clínico elaborado como parte del caso afirmaba que les habían lavado el cerebro para hacerles creer que mantenían una auténtica relación romántica con Tate.

Boseff, directora de la Fundación Open Door, afirmó que la mayoría de las más de 1.200 mujeres que habían pasado por el centro de acogida de su grupo en la última década habían sido atrapadas por traficantes que se hacían pasar por “amantes”, y a menudo sentían afecto y lealtad hacia ellos a pesar de haber sido empujadas a trabajar como prostitutas.

Tate, afirmó, comprendía que “todo el mundo anhela que le quieran, que le cuiden y oír palabras de aliento”, necesidades que pueden hacer especialmente vulnerables a la explotación a las jóvenes con vidas familiares turbulentas.

Las estadísticas recopiladas por la agencia de lucha contra la trata muestran que el 74% de las víctimas son captadas por conocidos, amigos, vecinos o incluso familiares.

Desde que salió de la cárcel para cumplir arresto domiciliario a finales de marzo, Tate se ha refundado a sí mismo como filántropo, afirmando que ha creado un refugio para perros, reconstruido un orfanato rumano y que va a “salvar el mundo”.

Poco convencido de su nuevo compromiso con las buenas obras, un tribunal de Bucarest prorrogó el viernes un mes más el arresto domiciliario de los hermanos Tate.

“Rumanía no es tan corrupta como Tate pensaba y esperaba”, afirmó Mihaela Dragus, agente de policía de la Agencia Nacional contra el Tráfico de Personas de Rumanía.