Elizabeth Holmes es sentenciada con más de 11 años de prisión por el fraude de Theranos

La decisión del juez pone fin a la saga de la empresa de análisis de sangre que puso en evidencia la cultura de las start-ups de Silicon Valley

Elizabeth Holmes, la fundadora de la fallida empresa de análisis de sangre Theranos, ha sido condenada a más de 11 años de prisión por lo que los fiscales calificaron como uno de los delitos de cuello blanco “más importantes” jamás vistos en Estados Unidos.

La sentencia de 135 meses dictada el viernes marca el punto álgido de una saga que encendió un debate sobre la ética del sector tecnológico estadounidense “fake it ‘til you make it” (finge hasta que lo consigas) y la disposición de la comunidad inversora a acoger a los fundadores de empresas carismáticas.

Holmes, de 38 años, que está embarazada de su segundo hijo, lloró al dirigirse al tribunal el viernes. “Me encantaba Theranos. Era el trabajo de mi vida”, dijo. “Estoy devastada por mis fallos”.

Tras la sentencia, Holmes, que vestía de negro, abrazó a su marido Billy Evans. Salió por una puerta lateral del tribunal, eludiendo a la multitud de prensa que esperaba su salida. Está previsto que comience a cumplir su condena en abril.

“Su sentencia refleja la audacia de su fraude masivo y el asombroso daño que causó”, dijo la abogada estadounidense Stephanie Hinds en un comunicado.

Holmes fue declarada culpable en enero de cuatro cargos de estafa a inversores, tras un juicio que duró casi cuatro meses.

El jurado fue informado de que la pieza central de Theranos, la máquina Edison, era incapaz de realizar los innovadores análisis de sangre que Holmes y su empresa habían prometido. Los fiscales mostraron pruebas que demostraron que Holmes falsificó avales para conseguir la aprobación de inversores y socios, un engaño que llevó a Theranos a recaudar 900 millones de dólares en financiación con una valoración privada de 9.000 millones de dólares.

Los fiscales dijeron que los inversores merecían una restitución completa de sus gastos, comparando a Theranos con un “avión que vuela con un motor roto”.

El fiscal John Bostic dijo durante la audiencia de sentencia del viernes que “la escritura estaba en la pared, que iba a fracasar”. “Los inversores estaban encerrados en ese avión. No había forma de escapar. Cuando la empresa quebró, ninguno de ellos se llevó nada de su inversión”.

Holmes se enfrentaba a un máximo de 20 años de prisión. El Departamento de Justicia, calificándola de “cegada” por la ambición, había pedido al juez Edward Dávila que le impusiera una condena de 15 años de prisión, así como una restitución de millones de dólares a sus inversores defraudados.

“Los delitos de Holmes no fueron fallidos, fueron mentiras -mentiras en el contexto más grave, donde todos necesitaban que ella dijera la verdad”, escribieron los fiscales.

Se celebrará una vista para determinar la restitución final a 10 inversores defraudados, incluido Rupert Murdoch. El juez Dávila ha calculado que la cantidad de dinero perdida es de unos 121 millones de dólares, aunque esta cifra podría cambiar.

Los abogados de Holmes dijeron en un memorando de sentencia que lo apropiado era 18 meses de arresto domiciliario, más servicios a la comunidad.

La consideraron una empresaria bien intencionada con objetivos honorables, y una mujer decidida con una convicción inquebrantable de que podía lograr lo que Theranos se había propuesto: crear un dispositivo que cambiara el juego y permitiera realizar una serie de sofisticadas pruebas de diagnóstico con una sola gota de sangre.

“Reconocemos que esto puede parecer una tarea difícil, dada la percepción pública de este caso – especialmente cuando la Sra. Holmes es vista como la caricatura, no la persona; cuando la compañía es vista como un castillo de naipes, no como la empresa ambiciosa, inventiva e indiscutiblemente valiosa que era; y cuando se tiene en cuenta el vitriolo de los medios de comunicación para la Sra. Holmes”, escribieron sus abogados defensores.

En la audiencia del viernes, el abogado defensor Kevin Downey señaló que Holmes no había intentado vender sus acciones en la empresa, en contraste con otras personas de alto perfil condenadas por grandes fraudes.

“Esos son los casos con los yates, los aviones, las fiestas y las grandes mansiones”, dijo Downey. “¿Qué hizo esta mujer? Construyó tecnología”.

Tras conseguir lucrativos contratos con Walgreens y otras empresas, la promesa de la máquina Edison de Holmes se deshizo rápidamente. La empresa empezó a utilizar tecnología estándar fabricada por empresas como Siemens para llevar a cabo las pruebas, y a veces ofrecía resultados incorrectos.

No fue hasta que el empleado de Theranos, convertido en denunciante, Tyler Shultz, sobrino del ex secretario de Estado de EE.UU. y director de Theranos, George Shultz, avisó a The Wall Street Journal de que el asunto había salido a la luz.

El libro del reportero John Carreyrou sobre Holmes y Theranos, Bad Blood, se convirtió en un bestseller del New York Times e inspiró una serie de dramáticas reinterpretaciones televisivas, espoleadas por el aspecto y los gestos característicos de Holmes, inspirados en Steve Jobs.

El padre de Shultz, Alex, se dirigió al tribunal el viernes y dijo que Holmes había contratado a un investigador privado para que siguiera a Tyler y que éste había dormido con un cuchillo bajo la almohada por miedo. “Fue una experiencia agotadora por la que pasar”, dijo Alex Shultz. “El hogar de mi familia fue profanado por Elizabeth”.

La defensa de Holmes dijo que el interés del público no debería ser utilizado en su contra, señalando que más de 130 personas “que realmente conocen a la señora Holmes” habían escrito al tribunal en su apoyo.

Entre ellas se encontraba el senador demócrata Cory Booker, que se relacionó con su compañera vegana Holmes en una cena en la que ambos compartieron un paquete de almendras. Ella “tiene en su interior un sincero deseo de ayudar a los demás, de prestar un servicio significativo, y posee la capacidad de redimirse”, escribió.

En otro juicio, el ex novio de Holmes y director de operaciones de Theranos, Ramesh “Sunny” Balwani, fue declarado culpable por su parte, condenado por 12 cargos de fraude. Su sentencia está prevista para principios de diciembre.