ANUNCIO
ANUNCIO

La guerra de Rusia en Ucrania puede llegar a durar cinco años

La guerra de Rusia en Ucrania corre el riesgo de convertirse en un conflicto prolongado que dure varios años más. La razón no es sólo que el combate en el frente sea lento, sino también que ninguno de los principales actores tiene objetivos políticos claros y alcanzables.

El principal objetivo de Ucrania en la guerra -restaurar su integridad territorial- es el más claro, pero parece una perspectiva lejana dados los límites del apoyo occidental. Estados Unidos y aliados europeos clave, como Alemania, quieren impedir que Rusia gane, pero temen los costes y riesgos de ayudar a Ucrania a alcanzar la victoria total. Algunos funcionarios occidentales esbozan grandes acuerdos para poner fin a la guerra, pero no encajan ni con los objetivos de Kiev ni con los de Moscú.

Los objetivos declarados del Presidente ruso Vladimir Putin son los más elásticos, ya que van desde ambiciosos planes imperiales a más limitadas apropiaciones de tierras, y cambian con los éxitos militares de Rusia. Su objetivo a largo plazo de volver a poner a Ucrania bajo el dominio de Moscú parece poco realista ahora, pero los ucranianos creen que trataría los logros menores como meros peldaños, haciendo traicionera cualquier paz basada en concesiones.

El Presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, ha afirmado que el objetivo de la ayuda de su país es colocar a Ucrania en la mejor posición posible para unas eventuales negociaciones de paz, sin decir en qué condiciones debería negociar. A principios de año, Washington, Berlín y otros países esperaban que se abriera una oportunidad para entablar conversaciones este otoño, si la contraofensiva de Kiev realizaba avances significativos contra las fuerzas de ocupación rusas en el sur y el este de Ucrania.

Pero a lo largo de la guerra, el fortalecimiento de Ucrania con una potencia de fuego decisiva ha chocado con otra prioridad primordial de Occidente: evitar una escalada incontrolada que conduzca a una guerra directa con Rusia o a que Putin utilice armas nucleares.

El límite de velocidad de la ayuda a Ucrania ha quedado en evidencia en los debates que Occidente ha mantenido durante meses sobre la conveniencia de suministrar tanques, aviones y misiles de largo alcance. El limitado armamento de las tropas ucranianas, incluida la aviación y las defensas antiaéreas, ha contribuido a sus grandes pérdidas a lo largo de la guerra, y a su dolorosamente lento avance este verano contra las líneas fortificadas de Rusia en las regiones de Zaporizhzhia y Donetsk. Las evaluaciones de los servicios de inteligencia estadounidenses son ahora pesimistas sobre la posibilidad de que las fuerzas ucranianas puedan romper las defensas rusas y alcanzar la costa, un objetivo estratégico clave para Kiev.

Un inconveniente del enfoque gradual de la ayuda militar estadounidense: Sin un avance en el campo de batalla, Kiev no quiere negociar la paz, y Moscú no tiene por qué hacerlo.

“Al estructurar nuestro enfoque en torno al objetivo de no escalar, en torno a lo que no queremos que ocurra, Estados Unidos se ha preparado para un conflicto prolongado”, afirmó Alina Polyakova, presidenta del Centro de Análisis de Políticas Europeas de Washington. “Acabas en un extraño punto intermedio en el que no necesariamente eres capaz de realizar ese segundo objetivo de poner a Ucrania en una posición de fuerza que haga posibles las negociaciones”.

El embrollo sobre los objetivos occidentales quedó ilustrado la semana pasada cuando un alto funcionario de la Organización del Tratado del Atlántico Norte habló públicamente sobre una idea que los diplomáticos europeos han estado debatiendo: que Ucrania ceda territorio ocupado por Rusia a cambio de unirse a la OTAN para proteger lo que queda. La sugerencia provocó un airado rechazo por parte de Ucrania, que afirma que sus fronteras no están para trueques. El funcionario de la OTAN se disculpó, volviendo a la línea pública de Occidente de que sólo Ucrania puede definir unos términos de paz aceptables.

En privado, muchos funcionarios occidentales no creen que Estados Unidos y sus aliados puedan dejar que sea Kiev quien defina el objetivo. Temen que los objetivos unilaterales de Ucrania garanticen una guerra interminable. Les gustaría ofrecer a Ucrania incentivos para aceptar la pérdida de facto de algún territorio, como el ingreso en la OTAN o en la Unión Europea o promesas de ayuda militar y económica a largo plazo.

La idea surge del afán por contener un conflicto cuyas ondas expansivas se han dejado sentir en toda la economía mundial, de la incertidumbre sobre cuánto tiempo los votantes occidentales apoyarán los actuales niveles de ayuda a Kiev y de la incredulidad de que Ucrania pueda expulsar completamente a las fuerzas rusas.

El filósofo militar prusiano Carl von Clausewitz escribió que “la guerra es una mera continuación de la política por otros medios”, subrayando que la fuerza militar es un instrumento para alcanzar un objetivo político. Algunas guerras fracasadas se han debido menos a las batallas perdidas que a la falta de un objetivo político alcanzable, de modo que las campañas llegaron a considerarse agotadoras e infructuosas. Entre los ejemplos modernos cabe citar los fracasos soviético y estadounidense en Afganistán y la derrota de Estados Unidos en Vietnam.

Ahora, Rusia se encuentra en un costoso pantano cuyo sentido no está claro. Dando la vuelta a la idea de Clausewitz, la política de Putin ha dependido de dónde estuvieran sus soldados. La invasión a gran escala lanzada a principios de 2022 pretendía instalar un régimen pro-Moscú en Ucrania, respaldado por una ideología que afirmaba que rusos y ucranianos eran un solo pueblo. Cuando la feroz resistencia obligó a Rusia a retirarse de Kiev, el Kremlin redujo el objetivo a la conquista de toda la zona de Donbás, en el este de Ucrania. Tras nuevos reveses militares, Rusia declaró la anexión de cuatro regiones del este y el sur de Ucrania, ninguna de las cuales controla totalmente.

Sin embargo, Rusia también está tratando de avanzar en la región de Kharkiv, en el noreste, yendo más allá de sus reivindicaciones territoriales. Altos cargos del Kremlin siguen afirmando que quieren desmantelar el Estado ucraniano.

Putin habla a veces como si la guerra hubiera cumplido ampliamente su objetivo. “Las primordiales tierras rusas de Donbás y Novorossiya han vuelto a casa, donde pertenecen”, afirmó Putin con satisfacción a principios de agosto, utilizando un término de la época zarista para referirse al sur de Ucrania. Sin embargo, no fue hasta junio cuando reflexionó sobre la posibilidad de reunir más tropas para una nueva marcha sobre Kiev. “Sólo yo puedo responder a eso”, afirmó. “Dependiendo de nuestros objetivos, debemos decidir sobre la movilización”, dijo a los corresponsales militares rusos, sugiriendo que sus objetivos siguen siendo fluidos.

Rusia tenía un plan A para una rápida conquista de Ucrania, pero no un plan B, afirmó Alexander Gabuev, director del Carnegie Russia Eurasia Center de Berlín. “Ahora, declarar objetivos podría ser políticamente costoso para Putin. Tener métricas poco claras le permite afirmar que está trabajando para conseguirlos”, dijo Gabuev.

La visión del Kremlin sobre el calendario es más clara que los objetivos, afirmó Gabuev: “Creen que el coste de la guerra es manejable y que la resistencia del sistema político, el pueblo y la economía rusos puede durar más que Occidente”.

Los últimos acontecimientos, desde la revuelta del grupo paramilitar Wagner hasta el hundimiento del rublo, muestran cómo la guerra está poniendo a prueba la economía y el ejército rusos, pero todavía no hasta un punto de ruptura. Algunos observadores creen que el estado de guerra contra Ucrania y sus patrocinadores occidentales se está convirtiendo en un fin en sí mismo, la razón de ser de un régimen que ya no puede ofrecer crecimiento económico y estabilidad.

Rusia no ha renunciado a su objetivo máximo, perseguido en muchos países vecinos durante años, afirmó Polyakova: reafirmar su antigua esfera de influencia e impedir que países como Ucrania se desplacen más hacia el Oeste, ya sea dominándolos o convirtiéndolos en Estados fallidos. Los objetivos menos declarados del Kremlin son maniobras tácticas, afirmó.

“Rusia sigue teniendo esa gran visión imperial en la que Putin ha ido creyendo a lo largo de su mandato”, afirmó. “Los objetivos de Ucrania no han cambiado. La pregunta es: ¿cuál es la visión estratégica occidental?”.