ANUNCIO
ANUNCIO

La muerte de María Fernanda Sánchez conmociona a México y Alemania

Las autoridades afirman que darán seguimiento a las investigaciones sobre los últimos días de la joven tras su desaparición en Berlín hace dos semanas, mientras las muestras de solidaridad inundan las redes

México ha cambiado la esperanza por el dolor y la rabia, después del hallazgo del cuerpo de María Fernanda Sánchez Castañeda este fin de semana. La Secretaría de Relaciones Exteriores se unió a la pena que embarga a Javier Sánchez y Carolina Castañeda, los padres de la estudiante de 24 años, y afirmó que acompañará los esfuerzos de las autoridades alemanas por esclarecer lo que sucedió después de que se denunciara la desaparición de la joven en Berlín hace dos semanas, la principal incógnita del caso. “Daremos puntual seguimiento a la investigación de lo ocurrido”, dijo la canciller, Alicia Bárcena. Las muestras de solidaridad, las condolencias y los gritos de justicia se han multiplicado en redes sociales, en una tragedia que ha enlutado al país norteamericano y a la comunidad latina de la capital alemana.

Sánchez, originaria de Querétaro, desapareció el pasado 22 de julio. Ese día había quedado para ir con sus amigos a una fiesta, pero canceló horas antes. Tenía apenas cinco meses de haberse mudado a Alemania para estudiar una maestría en la Universidad de Ciencias Aplicadas de Europa y vivía en una residencia estudiantil de la zona de Treptow-Köpenick, en el sureste de Berlín. Las autoridades tomaron el caso dos días después y sus padres volaron al país europeo el 25 de julio para acompañar los operativos de búsqueda. El hallazgo se produjo el sábado poco antes de las cuatro de la tarde, después de que un transeúnte viera el cadáver con las características físicas descritas en la ficha de desaparición, cerca de un puente en el canal de Teltow. Las autoridades ya habían sondeado esa zona con buzos, pero el canal mide casi 38 kilómetros.

La familia Sánchez Castañeda agradeció el apoyo en ambos lados del Atlántico, en especial de quienes se ofrecieron como voluntarios para ayudar en las labores de búsqueda de Maffy, como era conocida la joven, graduada en Comunicación por el Tec de Monterrey. Se formaron más de 125 brigadas que se sumaron a los operativos de las autoridades berlinesas, que recorrieron cientos de kilómetros en los últimos días y repartieron fichas de desaparición traducidas a casi una veintena de idiomas. “Pedimos respeto a la memoria de nuestra hija, a nuestro duelo y a nuestra privacidad. Agradecemos su discreción y comprensión”, declararon los familiares después de que se confirmó la identidad de la joven, en un comunicado divulgado por la Cancillería mexicana y la Embajada de México en Berlín.

“Consuelo para su familia”. “Descansa en paz, Maffy”. “Es una noticia desgarradora”. “Nunca más”. Eso fueron algunos de los comentarios que inundaron las redes sociales. La cuenta Find Maffy Berlin, creada para dar con el paradero de Sánchez, amasó más de 24.000 seguidores en Instagram. “Amor y fuerza”, pidió el colectivo feminista Ni una menos en Berlín, uno de los grupos que junto a la colectiva Sor Juanas coordinaron a los voluntarios en el terreno. Esas plataformas también apoyaron a difundir la convocatoria a un homenaje celebrado este mismo sábado afuera de la Embajada de México, horas antes del hallazgo. Se prendieron velas, se proyectaron audios y videos de María Fernanda, y se dieron mensajes de aliento para no cesar en los esfuerzos de búsqueda. Unas 200 personas, casi todas vestidas de blanco, participaron en el acto.

Varios de los principales medios alemanes como el Bild, el Süddeutsche Zeitung y la cadena RTL se hicieron eco de la noticia. Las crónicas periodísticas en el país europeo destacaron el hallazgo, la repercusión en México y un apunte de la autoridades, que aseguraron desde que iniciaron las pesquisas que la joven estaba en “un estado psicológico excepcional” antes de su desaparición. “No se puede asumir ninguna culpa de terceros, de acuerdo con el conocimiento actual”, declaró la Policía de Berlín en un escueto comunicado, que provocó dudas en el país latinoamericano sobre las principales líneas de investigación del caso en Alemania. La corporación, al mismo tiempo, tampoco dio ninguna explicación sobre las causas del deceso.

Además de Bárcena, otros políticos de todo el espectro ideológico lamentaron la muerte de Sánchez. “Enviamos nuestras oraciones, solidaridad y condolencias a sus padres, familiares y amigos”, dijo Mauricio Kuri, el gobernador de Querétaro. La senadora Claudia Ruiz Massieu, exsecretaria de Relaciones Exteriores, confió en que las autoridades consulares darán apoyo a la familia, al igual que la también legisladora Bertha Caraveo, de Morena, el partido gobernante.

El hallazgo abre una nueva etapa en las investigaciones del caso. Se sabe que las autoridades alemanas recibieron más de 120 pistas sobre la joven y una portavoz de la Policía local dijo que tenían varios indicios sobre lo que ocurrió en los días previos al suceso. El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, tocó el tema varias veces en sus conferencias de prensa diarias de esta semana y dijo que ya le habían compartido algunos avances de la investigación, aunque aclaró que no podía darlos a conocer. También hizo un llamado al jefe de Estado alemán, Frank-Walter Steinmeier, a intensificar los esfuerzos. La información pública sobre lo que pasó entre la desaparición y la muerte de Sánchez es escasa, así como las circunstancias del deceso. María Fernanda Sánchez Castañeda es recordada como una joven alegre y positiva, que sin saberlo unió a una comunidad entera.