ANUNCIO
ANUNCIO

López Obrador rechaza una serie de reportajes sobre supuestas aportaciones del narco a su campaña de 2006

Las investigaciones, que citan fuentes anónimas, reconocen que no es posible establecer si López Obrador sabía del presunto financiamiento ilícito

El presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, ha rechazado los reportajes que, citando fuentes anónimas de la DEA, afirman que la agencia antidrogas de Estados Unidos investigó si narcotraficantes hicieron aportaciones a su campaña presidencial de 2006. El mandatario ha asegurado que se trata de una calumnia, pues los reportajes no presentan pruebas, y ha afirmado que las publicaciones se enmarcan en la contienda electoral de este año en México, cuando se juega la presidencia de la República y el Congreso federal. López Obrador también ha criticado duramente al Gobierno estadounidense y ha cargado contra los medios que han replicado la información.

“Es completamente falso, es una calumnia, están desde luego muy molestos, y lamentablemente la prensa, como hemos visto no solo en México, en el mundo, está muy subordinada al poder”, ha dicho el presidente en conferencia de prensa este miércoles. “En el caso de Estados Unidos, tiene mucha influencia el Departamento de Estado y las agencias en el manejo de los medios, y aquí también. Pero no hay ninguna prueba, son unos viles calumniadores, aunque los premien como buenos periodistas”, ha añadido.

La periodista mexicana Anabel Hernández y dos medios estadounidenses, ProPublica e Insight Crime, publicaron el martes reportajes que sostienen que la DEA investigó durante dos años versiones de narcotraficantes que aseguraban que aportaron recursos —entre dos y cuatro millones de dólares— a la primera campaña presidencial de López Obrador, en 2006. El reportaje de ProPublica afirma que no es posible establecer si López Obrador estuvo al corriente de las supuestas aportaciones ilícitas, aunque asegura que un colaborador cercano sí lo supo. La DEA finalmente cerró la investigación, al no tener más elementos y al sopesar el costo político que implicaría meterse en los asuntos de México. Los reportajes, que citan fuentes anónimas de la DEA, afirman que el dinero provenía supuestamente del Cártel de Sinaloa.

López Obrador escaló sus críticas al Gobierno estadounidense. “No voy a llevar a cabo ningún juicio formal, pero denuncio, no a los periodistas, no denuncio a los medios, denuncio al Gobierno de Estados Unidos de permitir estas prácticas inmorales y contrarias a la ética política que debe de prevalecer en todos los gobiernos del mundo. Porque ¿cómo es que se orquesta esto? ¿Qué, no lo sabían sus agencias? ¿Son ajenas sus agencias? Tiene que decir la DEA si es cierto, si no es cierto, cuál es la investigación que hicieron, cuáles son sus pruebas. Pero no solo la DEA, el Departamento de Estado”, ha afirmado. “Yo creo que se va a enterar el presidente [Joe] Biden, porque le tienen que informar sobre esto que estamos diciendo aquí”, ha insistido.

El presidente ha afirmado que el Gobierno de EE UU y sus agencias están molestas luego de que López Obrador decidió acotar el poder de los agentes encubiertos en México, tras el escándalo diplomático que implicó la detención en 2020 del exsecretario de la Defensa Salvador Cienfuegos, al que EE UU acusaba de colaborar con el narco.

“De que la DEA y otras agencias se meten, claro que se meten, más cuando se les permite, como sucedía en el tiempo precisamente del gobierno, ya no sé si decir de [Felipe] Calderón o de [Genaro] García Luna, entraban al país y hacían lo que querían, lo que les daba la gana. Eso ya no sucede y eso los tiene molestos, pero sí tienen mucha influencia las agencias, y el periodismo se presta a eso”, ha dicho López Obrador. “Siempre, a los oligarcas y a los extranjeros, les ha importado tener o títeres en la presidencia o presidentes debilitados, sin autoridad moral, para que puedan someterlos y aplicar las políticas que ellos desean o les conviene”, ha agregado.

Los reportes periodísticos señalan que en el presunto cobro de los sobornos del narco estuvieron implicados colaboradores cercanos de López Obrador. Uno de los señalados es Nicolás Mollinedo, que durante la campaña de 2006 era chofer de López Obrador y jefe de logística. También Mauricio Soto Caballero, un empresario y operador político que encabezaba en equipo de avanzada bajo el mando de Mollinedo. Las declaraciones de los narcotraficantes también implicaban al empresario Francisco León, que entonces buscaba una senaduría por la coalición que postulaba a López Obrador. Los reportajes afirman que los narcotraficantes (se menciona a Edgar Valdez Villarreal, La Barbie, y a Roberto López Nájera) hacían las supuestas donaciones con la intención de que, si López Obrador ganaba las elecciones, se les permitiese tener injerencia en la designación del Fiscal General.

Xóchitl Gálvez, la abanderada presidencial de la coalición opositora del PAN, PRI y PRD, ha pedido a López Obrador tomar medidas para esclarecer las acusaciones, e incluso proceder legalmente. “El presidente tiene que limpiar su nombre, debe ser el más interesado en que su nombre se limpie, ojalá actúe de manera responsable, no está bien que el jefe del Estado mexicano reciba una acusación de esta dimensión en un medio tan prestigiado como el que la está haciendo”, ha dicho en conferencia de prensa este miércoles.