ANUNCIO
ANUNCIO

Según el ministro de Defensa alemán, Boris Pistorius, Putin podría atacar a la OTAN en menos de una década

Las declaraciones del ministro alemán de Defensa, Boris Pistorius, se produjeron después de que el almirante Rob Bauer, máximo comandante de la OTAN, advirtiera de la posibilidad de una guerra total con Moscú en los próximos 20 años

Vladimir Putin podría lanzar un ataque contra la OTAN en los próximos cinco a ocho años, según ha afirmado el ministro de Defensa alemán, mientras que un alto cargo de la Alianza incluso ha pedido a los países que estén preparados para una guerra total con Moscú dentro de dos décadas.

“Escuchamos amenazas del Kremlin casi todos los días… así que debemos tener en cuenta que Vladimir Putin podría incluso atacar a un país de la OTAN algún día”, declaró Boris Pistorius.

Aunque un ataque ruso no es probable “por ahora”, declaró el ministro al medio alemán Der Tagesspiegel, añadió: “Nuestros expertos prevén un periodo de cinco a ocho años en el que esto podría ser posible”.

La semana pasada, el almirante Rob Bauer, alto mando militar de la OTAN, declaró que los ciudadanos deben estar preparados para un posible conflicto dentro de 20 años.

“Tenemos que darnos cuenta de que no es un hecho que estemos en paz. Y por eso [las fuerzas de la OTAN] se están preparando para un conflicto con Rusia”, declaró el almirante Bauer, oficial naval holandés que preside el Comité Militar de la OTAN. Advirtió que habrá que movilizar a un gran número de civiles si estalla una guerra más amplia en Europa, y que los gobiernos deberían poner en marcha ya el proceso de reclutamiento de fuerzas de reserva mucho mayores.

“El debate es mucho más amplio… la gente tiene que entender que desempeña un papel… La constatación de que no todo es planificable y no todo va a ir sobre ruedas en los próximos 20 años”.

El almirante Bauer habló tras una reunión del comité en Bruselas. La semana que viene, la OTAN iniciará sus mayores ejercicios militares en décadas. Alrededor de 90.000 militares participarán en simulacros durante meses para demostrar que la Alianza puede defender todos sus territorios hasta la frontera rusa.

El almirante elogió a Suecia por pedir a todos sus ciudadanos que se preparen para la guerra antes de que el país se una formalmente a la alianza. La decisión de Estocolmo, anunciada a principios de este mes, ha provocado un aumento del número de voluntarios para la organización de defensa civil del país y un incremento de las ventas de linternas y radios a pilas.

Carl-Oskar Bohlin, ministro sueco de Defensa Civil, había declarado en una conferencia de seguridad que “la guerra podría llegar a Suecia”. El comandante en jefe, Micael Bydén, advirtió entonces en la misma reunión que “la guerra de Rusia contra Ucrania es sólo un paso, no el final del juego”.

“Tenemos que darnos cuenta de la gravedad de la situación y de que cada uno, individualmente, debe prepararse mentalmente”, dijo. Los políticos de la oposición acusaron al gobierno de querer sacar partido político de la amenaza de guerra.

En su entrevista con Der Tagesspiegel, Pistorius dijo que las advertencias suecas eran “comprensibles desde una perspectiva escandinava”, y añadió que Suecia se enfrentaba a “una situación aún más grave”, dada su proximidad a Rusia. Estocolmo ha solicitado su ingreso en la OTAN, pero está a la espera de que Turquía y Hungría lo aprueben. Finlandia fue aprobada el año pasado.

“También tenemos que aprender a vivir de nuevo con el peligro y prepararnos: militarmente, socialmente y en términos de defensa civil”, advirtió Pistorius.

Los arsenales de armas y municiones se han agotado en toda Europa, Estados Unidos y otros países para apoyar la defensa de Ucrania, y tardarán años en reponerse al ritmo actual de producción.

“Tenemos que estar más preparados en todo el espectro”, dijo el almirante Bauer. “Hay que contar con un sistema para encontrar más gente si llega la guerra, tanto si es así como si no. Entonces se habla de movilización, de reservistas o de reclutamiento.

“Hay que poder recurrir a una base industrial capaz de producir armas y municiones con la rapidez suficiente para poder continuar un conflicto si se está en él”.

Las maniobras de la OTAN de la próxima semana -denominadas Steadfast Defender 24- “demostrarán que la OTAN puede llevar a cabo y mantener complejas operaciones multidominio durante varios meses, a lo largo de miles de kilómetros, desde el norte hasta el centro y el este de Europa, y en cualquier condición”, según un comunicado de la organización de 31 miembros.

Las tropas se desplazarán hacia y a través de Europa hasta finales de mayo en lo que se describe como “un escenario simulado de conflicto emergente con un adversario casi par”, esencialmente Rusia.

“La Alianza demostrará su capacidad para reforzar la zona euroatlántica mediante el movimiento transatlántico de fuerzas desde Norteamérica”, declaró a principios de esta semana el General Christopher Cavoli, comandante Supremo Aliado de la OTAN. El General Cavoli afirmó que demostrará “nuestra unidad, nuestra fuerza y nuestra determinación de protegernos mutuamente”.

El secretario de Defensa británico, Grant Shapps, ha declarado que el Reino Unido enviará 20.000 soldados respaldados por aviones de combate avanzados, aviones de vigilancia, buques de guerra y submarinos para participar en las maniobras, muchos de los cuales se desplegarán en Europa Oriental entre febrero y junio.

Un día antes, el almirante Bauer declaró que la Alianza necesitaba una “transformación de la lucha bélica” y pidió a los actores públicos y privados de Occidente que se preparasen para una era en la que cualquier cosa puede ocurrir en cualquier momento, incluso librar una guerra.

Los gobiernos y las empresas de la OTAN deben adaptar su mentalidad a “una era en la que todo puede ocurrir en cualquier momento, una era en la que debemos esperar lo inesperado, una era en la que debemos centrarnos en la eficacia para ser plenamente eficaces”, afirmó.

El almirante Bauer también prometió el respaldo de la Alianza a Ucrania y afirmó que la nación que se enfrenta a una invasión rusa “contará con nuestro apoyo todos los días venideros, porque el resultado de esta guerra determinará el destino del mundo”.

La OTAN como organización no está directamente implicada en el conflicto, salvo para suministrar a Kiev apoyo no letal, aunque muchos países miembros envían armas y municiones individualmente o en grupos, y proporcionan entrenamiento militar.