ANUNCIO
ANUNCIO

Según el Observatorio Europeo de las Drogas y las Toxicomanías el viejo continente está inundado de sustancias ilícitas

El consumo y la diversificación de las drogas son factores que suponen nuevos retos tanto para la asistencia sanitaria como para la política en materia de drogas en el continente europeo. Además, la disponibilidad y los procesos complejos ilícitos que acarrean consigo siguen incrementándose, elevando así, la cantidad de sustancias ilícitas a las que las personas pueden acceder al tener desconocimiento de qué es lo que están consumiendo debido a que pueden venderse en forma de polvos, pastillas de aspecto similar, entre otras. 

Situación europea de drogas 

El EMCDDA considera que las drogas ilegales en 2023 están en todas partes y en todos lados dificultando el escape de su disponibilidad, aumento y efectos nocivos secundarios. Además, se están incautado cantidades récord de sustancias ilegales, las existentes se están volviendo más potentes y continúan apareciendo algunas drogas recién sintetizadas. 

Hoy en día , el impacto negativo del consumo de sustancias ilícitas se siente en todos los ámbitos de la cotidianidad europea. En 2021, las incautaciones de resina de cannabis (816 toneladas) y hierba de cannabis (256 toneladas) han alcanzado el nivel más alto en una década. Asimismo, la cantidad de heroína incautada por la Unión Europea se duplicó para el mismo año en comparación a 2020 a 9,5 toneladas, mientras que Turquía incautó un récord de 22,2 toneladas. 

Para 2022, la disponibilidad y el consumo de drogas en Europa, siguió en aumento, alcanzando un número de 83,4 millones de adultos que han consumido una droga ilegal alguna vez en su vida, según datos oficiales del Observatorio Europeo de las Drogas y las Toxicomanías -EMCDDA-. 

Agregando a lo anterior, el cannabis ocupó el primer lugar como la sustancia más consumida para un rango de adultos de entre 15 y 64 años, seguido por el consumo de cocaína, anfetaminas y opioides en último lugar. No obstante, si bien el consumo de estos últimos fue menor en comparación con las demás drogas, siguieron representando la mayoría de los perjuicios atribuidos al consumo de sustancias ilícitas. Además, para el mismo año, el reporte del EMCDDA concluyó que la cantidad de sustancias psicotrópicas ha ascendido a 930 debido a que por primera vez se han notificado 41 drogas nuevas ante el Sistema de Alerta Rápida de la Unión Europea. 

Cocaína 

Ahora bien, el consumo de cocaína para el año 2022 tuvo un leve descenso debido a las restricciones del COVID-19, ya que permanecieron cerrados ambientes nocturnos relacionados con el consumo del estupefaciente nombrado. 

Sin embargo, datos más recientes, indican que el consumo de cocaína, comúnmente llamada “crack” ha ido en aumento, siendo una de las drogas más elegidas y consumidas en Europa, con alrededor de 3,7 millones de potenciales consumidores para 2023. Cabe destacar, que la fabricación del polvo blanco obtenido a partir de la hoja de coca ha ganado protagonismo en Europa, el mismo, se produce cerca del consumidor, pero también puede ser disuelto para su consumo por vía parenteral, lo cual aumenta el riesgo de contraer infecciones transmitidas por la sangre, como las hepatitis víricas y el VIH. 

Por otro lado, los grupos narcotraficantes eligen las zonas vulnerables para el tráfico de estupefacientes, siendo los puertos más pequeños de Europa y los países limítrofes los elegidos para la entrada de esta droga. Según datos oficiales del Observatorio (2022), Amberes -ciudad belga- fue el punto de entrada preferido para el ingreso de cocaína proveniente de otros lugares ya que el volumen incautado aumentó a 110 toneladas contra 91 del año anterior. 

En definitiva, el consumo de cocaína afecta mayormente a los grupos marginados y vulnerables ya que muchos de ellos, también tienen problemas con el consumo ilegal de otras sustancias. 

Cannabinoides sintéticos 

Siguiendo el Informe Europeo de drogas (2022), incrementaron los registros de casos de cannabis adulterados con cannabinoides sintéticos, a base de hierbas y resina de bajo THC. Los mismos, son potentes como así también tóxicos y reproducen los efectos del THC, sustancia responsable de los efectos psicoactivos del cannabis. 

A su vez, los cannabinoides sintéticos son causantes de una intoxicación más potente y tienen mayores efectos físicos, mentales y conductuales debido a que las personas lo consumen sin tener en consideración su origen. Además, productos como K2 y Spice pueden parecer

cannabis seco, sin embargo, son hierbas rociadas con cannabinoides sintéticos producidas para actuar en la misma parte del cerebro que el cannabis. 

Siendo así, el reporte para el año 2023 indica que estas drogas se están volviendo más comunes en Europa complicando la tarea de vigilar la disponibilidad y los efectos secundarios debido a que se precisa de un análisis forense para detectar los mismos en las muestras de cannabis. 

A fin de cuentas, los sistemas nacionales de alerta temprana si bien podrían desempeñar un rol fundamental en lo que concierne a la prevención del incremento de estas drogas en las calles europeas, precisa seguir desarrollando métodos adecuados para funcionar correctamente y comunicar resultados con el objetivo de promover la detección temprana de los cannabinoides, tanto a escala nacional como europea. 

Psicodélicos 

El informe del Observatorio (2023) establece que el concepto de “nuevas sustancias psicoactivas” cubre una cantidad de sustancias que no son reguladas por los acuerdos internacionales de fiscalización de drogas. 

En 2021, la Unión Europea, incautó un total de 8,5 toneladas de sustancias psicoactivas puesto que los productores de drogas han continuado diversificando las opciones de las mismas con el propósito de evitar los controles legales. Asimismo, los controles legislativos europeos parecen haber contribuido a la disminución de la ramificación de algunas drogas, no obstante, el aumento de las mismas es un hecho, convirtiendo a India y China en las dos fuentes principales de origen de estas sustancias. 

Por otro lado, en 2022 aparecieron nuevos cannabinoides semisintéticos: el hexahidrocannabinol (HHC), acetato de HHC y tetrahidrocannabidiol. En esta misma línea, las incautaciones de clofedrona y metilmetcatinona han continuado durante el mismo año, si bien, no fueron muchas, la cantidad encontrada en cada una supone un peligro a futuro para el continente europeo ya que las catinonas y los nuevos opioides sintéticos se venden como reemplazo de la heroína y la anfetamina. 

En definitiva, los opiáceos suelen tener efectos muy nocivos para la salud debido a que una pequeña cantidad puede representar un mayor riesgo de intoxicación mortal. 

Heroína

Afganistán, continúa siendo el principal productor histórico de opio y heroína, siendo así, la principal fuente de esta última en Europa. Para julio de 2021 según estimaciones, el país contaba con 177,000 hectáreas cultivadas de adormidera de opio, representando un 85% de la producción de opio ilegal a escala mundial. 

Asimismo, los problemas financieros a los que se enfrenta el país podrían dar lugar a que los ingresos por drogas se conviertan en la fuente primordial de financiamiento ocasionando el incremento del tráfico ilegal de heroína hacia Europa y otros mercados. 

Pese a la situación afgana, los Estados miembros de la UE reportaron un número de 5,1 toneladas de incautaciones de heroína en 2020, y, según las tendencias, la pureza media de la heroína aumentó un 9% entre 2010 y 2020, mientras que su preció descendió un 8% y, datos de 2021 arrojaron un número de 9,5 toneladas de incautaciones. 

Impulsores de la diversificación y el consumo 

La globalización del mercado, la diversificación de las rutas, el desarrollo en tecnologías de la información, el cambio climático, cambios demográficos y la migración humana son causantes de la diversificación de las drogas. En definitiva, la innovación del mercado de las drogas es la principal causa del aumento de la disponibilidad global de un número cada vez mayor de sustancias diferentes, de gran pureza y potencia. 

Por estas razones, los países europeos precisan de invertir más en comprender los patrones de consumo y cómo estos son perjudiciales para la salud, por lo cual, la estrategia planteada por la Unión Europea contra las drogas 2021-25 hizo hincapié en realizar un esfuerzo conjunto e integrado para dar batalla a la diversificación de las drogas con apoyo del EMCDDA, organismo que tiene como objetivo recopilar la información necesaria para garantizar que las acciones y políticas en materia de drogas sean eficaces y den respuestas a las nuevas amenazas.