ANUNCIO
ANUNCIO

Tras la muerte de Prigozhin, su lúgubre obra sigue viva

Tras la caída en desgracia del cacique, los grupos paramilitares seguirán prosperando, serán herramientas en guerras híbridas

El feroz ejército clandestino de Yevgeny Prigozhin cambió el curso de la historia rusa.

Pocas historias han sido tan enigmáticas como la de aquel delincuente convicto convertido en magnate de la restauración que hizo del grupo Wagner un conglomerado paramilitar internacional. Pero el accidente de avión en el que murieron Prigozhin y otras nueve personas esta semana es la prueba evidente de que cuanto más innegable era la brutalidad desquiciada del grupo Wagner, más consideraba el presidente Vladimir Putin a Prigozhin como un riesgo.

Incluso antes de fundar su cártel paramilitar en 2014, la carrera de Prigozhin estaba entrelazada con las intrigas y subterfugios del Kremlin. Tras conocerse su injerencia en las elecciones presidenciales estadounidenses de 2016, su nombre evocó imágenes de operaciones clandestinas, campañas encubiertas de influencia y las difusas líneas entre el Estado ruso y la política personalizada de Putin.

No es de extrañar, por tanto, que el misterio rodee el final de Prigozhin. ¿Cómo explotó el avión? ¿Había una bomba escondida a bordo? Puede que nunca lo sepamos, pero todo el mundo sabía que ese día llegaría. Prigozhin, el vasallo, había humillado a su señor, Putin, cuando en junio calificó las cosas por su nombre y marchó sobre Moscú. La rebelión de Wagner no podía quedar impune por mucho tiempo.

El insidioso asalto a la información es el sello distintivo del inquebrantable control que Putin ejerce sobre Rusia desde hace décadas. Con campañas de desinformación, maquinaria de propaganda y censura de los medios de comunicación como instrumentos de control, silenciar a los críticos del Kremlin -incluso a los leales- se convierte en una necesidad habitual. La conexión de Prigozhin con Putin adquirió importancia como símbolo del modus operandi del régimen: una difuminación de las líneas entre las acciones sancionadas por el Estado y los intereses privados que se nutre de la ambigüedad y la subversión.

En África y Oriente Próximo, era obvio que Dmitry Utkin, comandante operativo de los paramilitares que también se cree que murió en el accidente, se sentía cómodo desperdiciando la vida de miles de personas que no parecían ni sonaban como ellos. Las fuerzas de Wagner bajo el mando de Utkin no dudaron en marcar el camino de su destrucción con el kolovrat, la versión eslava de la esvástica. Una vez incluso grabaron el nombre de su unidad en el torso de un sirio al que habían torturado, desmembrado y quemado ante las cámaras.

Sin embargo, el hechizo que Prigozhin ayudó a lanzar a Putin puede no durar para siempre. En Ucrania, las voces angustiadas resonaban con amarga claridad mientras miles de personas morían en las trincheras. Los horrores y el coste humano de las maniobras geopolíticas del grupo Wagner quedaron repentinamente al descubierto ante el mundo en Donbás. Mientras tanto, Prigozhin se vio claramente sacudido por la cruda realidad de lo que las fábulas fascistas de Putin significaban para sus propias tropas en términos de recursos y éxito. En lugar del Valhalla paneslavo que la “Cabalgata de las valquirias” de Wagner pretendía resucitar en nombre de un San Petersburgo imperial, sólo había una idea rusa hueca de una Eurasia unida que se enfrentaba al Occidente liberal.

Al declarar públicamente que la guerra de agresión de Rusia contra Ucrania era una farsa a principios de este verano, Prigozhin puso de manifiesto la ficción de que el conflicto podía librarse sin pérdidas devastadoras en el campo de batalla. Los meses de lucha del grupo Wagner en Bajmut -los sangrientos ataques de oleadas humanas, el hambre de proyectiles, los campos llenos de cadáveres- pusieron de manifiesto que Putin mentía cuando dijo al pueblo ruso que no sería necesaria la movilización a gran escala de todos los recursos del país para ganar.

Ahora que ya no esperamos a que caiga el hacha de la venganza, muchos se preguntan cuál será el próximo capítulo. ¿Habrá represalias por parte de algún combatiente de Wagner lo suficientemente valiente como para desafiar al régimen de Putin? Esto parece dudoso, al menos a corto plazo. Los comandantes de Wagner que aún no se hayan rendido y se hayan unido al competidor paramilitar del grupo, Redut, intentarán hacerlo ahora o se verán muy incentivados a desaparecer.

Pero aunque la marca Wagner se desvanezca, otros la suplantarán. Mientras Putin esté en el poder y sus fuerzas en desorden, los paramilitares irregulares seguirán siendo una muleta para un régimen paralizado por las sanciones y corroído por la corrupción. Podemos contar con que el ala de inteligencia militar rusa GRU seguirá comprometida con el despliegue de más de su calaña. El régimen necesita las ganancias mal habidas de la extracción de recursos en África para sobrevivir. Prigozhin puede estar muerto, pero su legado sigue vivo allí. La ardiente derrota del caudillo es también la prueba palpable de que Putin no escatimará esfuerzos en su asalto a la verdad hasta que termine su mandato.