ANUNCIO
ANUNCIO

Alemania, motor del crecimiento europeo, se enfrenta a un declive en su maquinaria económica

La economía alemana está estancada y no tiene salida inmediata

La economía de esta potencia europea, la mayor del continente y la cuarta del mundo, se contrajo durante el año pasado, prolongando una recesión de seis años que aumenta los temores de una desindustrialización y resta apoyo a los gobiernos de toda la región.

La producción en el país se contrajo probablemente un 0,3% en los tres meses hasta diciembre respecto al trimestre anterior, dijo el lunes la agencia federal de estadística alemana. Para 2023 en su conjunto, se contrajo un 0,3%, dejándola sólo un 0,7% mayor que en 2019, antes de la pandemia de Covid-19, dijo la agencia. Otras grandes economías de la eurozona probablemente crecieron el año pasado, incluidas Francia, Italia y España, según estimaciones de la Unión Europea.

La desaceleración refleja una confluencia de vientos en contra que están poniendo en jaque el modelo empresarial del país, centrado en la exportación, desde el menor crecimiento de China hasta la subida de los precios de la energía y los tipos de interés, las crecientes tensiones en torno al comercio mundial y la complicada transición a la energía verde. Las perspectivas de Alemania no son nada alentadoras, ya que no hay indicios de que estos factores cíclicos y estructurales vayan a mejorar.

“Nunca he estado tan preocupado por las perspectivas a medio plazo de Alemania”, afirma Dirk Schumacher, economista de Natixis en Fráncfort que lleva décadas siguiendo la evolución de la economía alemana.

El producto interior bruto del país es solo un 1% mayor de lo que era a finales de 2017 tras ajustar la inflación. En cambio, la economía estadounidense ha crecido un 13% ajustado a la inflación en el mismo periodo, según datos de Eurostat y la Oficina de Análisis Económico.

Este año, Alemania se enfrenta a nuevas amenazas económicas, desde el hundimiento del mercado inmobiliario hasta el conflicto en Oriente Medio, que interrumpe la ruta comercial Asia-Europa. A pesar del aumento del desempleo y de una inmigración récord, las empresas se quejan de la escasez de mano de obra. Los planes de gasto del Gobierno se han visto desbaratados por una sentencia del Tribunal Constitucional que limita el uso de fondos extrapresupuestarios.

El malestar está alimentando el resentimiento general. Los agricultores bloquearon las carreteras de Berlín el lunes para protestar por los recortes de las subvenciones. Las encuestas sugieren que la ultraderechista Alternativa para Alemania podría convertirse en la mayor fuerza política de Alemania en las elecciones al Parlamento Europeo de junio y en las elecciones estatales de finales de este año.

Todo ello está reavivando la etiqueta de “enfermo de Europa” que se adjudicó al país a finales de la década de 1990 y principios de la de 2000, a medida que perdía competitividad tras la reunificación entre Alemania Oriental y Occidental.

“La amenaza de una desindustrialización es real”, afirma Max Jankowsky, Director General de GL Giesserei Lössnitz, una fundición de 175 años de antigüedad situada en el estado federado de Sajonia, al este de Alemania.

La empresa se encuentra en el corazón de la emblemática industria automovilística alemana, que emplea a unas 800.000 personas y exporta cerca de tres cuartas partes de lo que produce. Entre sus clientes figuran BMW, Daimler y Volkswagen.

Aunque los precios de la energía han bajado, Jankowsky afirma que sigue pagando tres o cuatro veces más por la electricidad que antes de que Rusia invadiera Ucrania, y más de cinco veces lo que pagan sus competidores estadounidenses. “Seguimos sin ver una estrategia completa” del Gobierno para abordar el problema, afirma.

Jankowsky tiene previsto invertir 10 millones de euros, equivalentes a unos 10,9 millones de dólares, en la construcción de un horno eléctrico que sustituirá a su gran horno de carbón, que está sufriendo las consecuencias del aumento de los impuestos sobre el carbono. Pero con unos precios de la electricidad tan altos y sin un plan claro del Gobierno para reducirlos, el nuevo horno no será competitivo, afirma.

“No podemos repercutir el aumento de los costes a los fabricantes de automóviles, dicen que se trasladarán a Turquía o China”, afirma Jankowsky.

La prestigiosa industria automovilística alemana se está enfrentando a la competencia de Tesla y de sus rivales chinos, que están aumentando las ventas de vehículos eléctricos en Europa. La producción de automóviles en Alemania está más de un 25% por debajo de su nivel de mediados de la década de 2010, según la Asociación Alemana de la Industria del Automóvil, un grupo de presión. La producción manufacturera alemana en su conjunto es menor que en 2019 y está en retroceso, según la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico), un club de países principalmente desarrollados. 

Ahora, el conflicto en el Mar Rojo está interrumpiendo el transporte marítimo y aumentando el espectro de una nueva crisis de la cadena de suministro para los fabricantes europeos. Tesla anunció el viernes que detendría casi toda la producción en su mayor fábrica de Europa, a las afueras de Berlín, del 29 de enero al 12 de febrero por falta de componentes.

Algunos economistas se declaran optimistas, señalando la todavía baja tasa de desempleo y la reducida deuda pública de Alemania. 

Según Holger Schmieding, economista jefe de Berenberg Bank, Alemania podría haberse adaptado ya a los mayores gastos energéticos y al menor crecimiento de China, y podría recibir un impulso desproporcionado cuando se recupere el comercio mundial.

Con todo, una encuesta reciente de la Cámara de Industria y Comercio alemana, en la que se pedía a más de 2.200 empresas industriales alemanas que evaluaran las condiciones empresariales, registró su peor resultado desde que se inició la encuesta en 2008.

“Alemania está perdiendo rápidamente atractivo para la industria y sus sectores asociados. El resultado es que las inversiones necesarias no se realizan o se realizan en otros lugares”, dijo el director general de la cámara, Martin Wansleben.

El Bank of America recortó la semana pasada sus previsiones de crecimiento para Alemania y la eurozona y ahora espera que la economía alemana se contraiga un 0,1% este año, tras haber previsto anteriormente un crecimiento del 0,3%.

Los problemas no se limitan a la economía. Sólo el 19% de los votantes están satisfechos con el Canciller Olaf Scholz – la cifra más baja para cualquier canciller desde 1997 – según una encuesta de Infratest dimap para la cadena pública ARD publicada este mes. Las quejas van desde la decisión del Gobierno de acelerar su programa de transición ecológica hasta su incapacidad para frenar el fuerte aumento de la inmigración ilegal.

La valoración de los socios de coalición de Scholz también se ha desplomado. A principios de mes, los miembros del proempresarial FDP, el partido más pequeño de la alianza gobernante, forzaron una votación sobre si debían abandonar el gobierno, y una escasa mayoría del 52% decidió que debían permanecer.

“El viento sopla en nuestra cara”, declaró Ralph Wiechers, economista jefe de la Asociación Alemana de la Industria de Ingeniería Mecánica. Los pedidos en el sector de la ingeniería mecánica -que emplea a más de un millón de personas en Alemania- disminuyeron un 13% en noviembre en términos interanuales una vez ajustada la inflación, según el grupo de presión. 

“Vivimos de la cartera de pedidos, y está desapareciendo”, dijo Wiechers. “No hemos tocado fondo”.

No es sólo el sector manufacturero. La inversión y el consumo privado también han caído por debajo de los niveles de 2019 y están muy por detrás del crecimiento en otros grandes países europeos, como Francia y España, según datos de Natixis. El mercado laboral alemán también empieza a agrietarse. El desempleo subió al 5,9% el mes pasado desde el mínimo del 5% registrado en 2022.

“Los clientes alemanes gastan menos, se nota”, dijo Joern Brinkmann, propietario del Staendige Vertretung, un restaurante y punto turístico del centro de Berlín.

El impuesto sobre el valor añadido de las comidas en restaurantes aumentó este mes del 7% al 19% al expirar un recorte de la época de la pandemia. Es probable que esto reduzca aún más la demanda, según Brinkmann. Para ahorrar dinero, está comprando energía en el mercado al contado, y la única razón por la que aún no ha subido los precios para reflejar el aumento del IVA es el elevado coste de reimpresión de los menús.

Recientemente, varios grandes almacenes se han declarado insolventes, entre ellos Galeria Karstadt Kaufhof, una cadena de grandes almacenes con más de 15.000 empleados.

“Es una crisis tras otra… La confianza del consumidor vuelve a caer a principios de año porque todo es muy incierto”, dijo Alexander Grosse, director gerente de Wiederholdt, una tienda de material escolar y de oficina con 18 empleados en la ciudad universitaria de Göttingen.

La campaña navideña fue decepcionante, según Grosse, ya que los ingresos fueron inferiores a los del año anterior una vez ajustados a la inflación. 

La última vez que la economía alemana sufrió una recesión prolongada, a finales de la década de 1990 y principios de la de 2000, el Gobierno promulgó impopulares reformas de la legislación laboral que ayudaron a las empresas a recortar costes y restablecer la competitividad. Esta vez, no está claro cómo podrá salir a flote Alemania, dijo Schumacher, de Natixis.

China, que ayudó a Alemania a salir de recesiones pasadas, crece ahora demasiado débilmente y sus empresas compiten cada vez más con los fabricantes alemanes. 

De vuelta a Berlín, la combinación de costes más elevados, menos viajeros de negocios y unas perspectivas económicas poco halagüeñas está animando a muchos propietarios de restaurantes a vender, dijo Brinkmann. Dijo que planea unirse a las protestas de los agricultores el lunes junto a cientos de otros trabajadores de restaurantes.