ANUNCIO
ANUNCIO

Iberdrola avanza en su estrategia renovable y ratifica compromiso de descarbonización

Durante los últimos doce meses, la compañía ha instalado cerca de 3.000 megavatios nuevos renovables, en línea con los objetivos trazados en su Plan Estratégico 2023-2025

La energética Iberdrola apunta a un cierre de año con óptimos resultados en materia de crecimiento, solidez financiera y el cumplimiento de los objetivos trazados en su plan estratégico 2023-2025, pero, sobre todo, el grupo ha refrendado su compromiso con la descarbonización y la erradicación de la dependencia a los combustibles fósiles, a través de energías renovables.

En los últimos doce meses Iberdrola -que destacó en su último informe trimestral su solidez financiera y diversificación de proyectos- instaló en el mundo cerca de 3.000 nuevos megavatios (MW), lo que le permite alcanzar una capacidad renovable de 41.303 MW ‘limpios’ al cierre del tercer trimestre de 2023. Con más del 81 % de su producción siendo libres de emisiones, Grupo Iberdrola abandera la transición energética.

Esto, en consonancia con su histórico plan de inversión por 47.000 millones de euros (mde) entre 2023 y 2025, el cual apunta a una meta de 52.000 MW de potencia instalada renovable para 2025.

El aumento en cerca de 12 GW de capacidad instalada renovable se concretará a través de 3.100 MW de proyectos de eólica terrestre, 6.300 MW de fotovoltaica, 1.800 MW de offshore, 700 MW de baterías y 200 MW de hidráulica. Con especial énfasis en la energía eólica marina, donde la compañía tiene prevista una inversión por arriba de 11.000 mde para 2026.

Al respecto, el presidente de Iberdrola, Ignacio Galán, ha destacado la correcta ejecución de dicha estrategia para entender la evolución positiva del negocio, la cual ha permitido “crecer, preservar la solidez financiera y aumentar el dividendo”.

Dentro de los resultados que reflejan también el balance e impulso de la diversificación de oportunidades de crecimiento para la compañía -aspectos contemplados en su plan de rotación de activos y alianzas para 2025-, destacan también la venta de 12 plantas de generación de ciclo combinado y un parque eólico en México al fideicomiso Mexico Infrastructure Partners (MIP) por 6,000 millones de dólares (mdd). Esta operación cuenta con el apoyo financiero del Fondo Nacional de Infraestructura de México (Fonadin) y de otras entidades financiera públicas vinculadas al Gobierno de México, por lo que la operación fue celebrada por el Ejecutivo federal mexicano.

Tras el anuncio del acuerdo en abril de este año, Andrés Manuel López Obrador, presidente de México, declaró: “El acuerdo alcanzado con Iberdrola permite avanzar en la implementación de la nueva política energética de México y supone el inicio de una nueva etapa en la que la compañía participará activamente en el desarrollo renovable del país”.

La operación se engloba dentro de la reorientación de la estrategia en el país con una potente cartera de renovables que asciende a 35 proyectos que, de construirse, superarán los 9,000 MW de capacidad instalada, de acuerdo con el CEO de Iberdrola México, Enrique Alba.

“Iberdrola México quiere tener un papel de liderazgo en la transición energética y demostrar con ello su compromiso con el país. Podemos ser un agente importante para traer más energía limpia y así generar un sólido tejido industrial local y empleo de calidad, aprovechando a su vez la oportunidad histórica del nearshoring”, dijo el directivo durante el Digital Summit 2023, celebrado en la Ciudad de México el pasado mes de octubre.

Cabe destacar que el Plan Estratégico de Iberdrola 2023-2025 forma parte medular de la compañía en su camino por liderar la transición energética, con el propósito de construir un modelo energético eléctrico más saludable y accesible, a través de la descarbonización y la desarticulación de la dependencia de los combustibles fósiles.

Un futuro verde posible

Junto a Nestlé, Unilever y Volvo, entre 128 compañías más, Iberdrola es firmante activo de la carta enviada a los asistentes de la cumbre anual para la lucha contra el cambio climático (COP28), la cual se compromete a alcanzar sistemas energéticos 100% descarbonizados de cara al año 2035 en las economías líderes del mundo.

Durante su participación en el evento organizado por las Naciones Unidas en la ciudad de Dubai, en los Emiratos Árabes Unidos, Ignacio Galán se mostró optimista en la posibilidad de alcanzar una transición energética pese a los desafíos y riesgos geopolíticos presentes, y subrayó que el objetivo de triplicar la capacidad instalada renovable para el año 2030 es viable, tomando en cuenta que son ya 118 países los que se han sumado a este compromiso.

“Necesitamos acelerar la expansión de la electrificación a través de las energías renovables para reducir nuestra dependencia de los combustibles fósiles”, aseguró el presidente de Iberdrola en el marco de la COP28.